Bozales para perros

Básicamente hay dos tipos de bozales que puedes usar con tu perro: bozales de tubo o bozales de rejilla (también conocidos como bozales de cesta).

Los bozales de tubo se colocan alrededor del hocico e impiden que el perro abra la boca hasta cierto punto. Como ventaja es que son muy simples y poco aparatosos y tienen como principal problema que impiden que el perro abra la boca en momentos en el el calor y la fatiga puede ser necesario para jadear, beber o recibir premios de comida. Por este motivo se deben usar durante cortos espacio de tiempo, bajo supervisión y nunca en días de calor o cuando el perro realiza un ejercicio de intensidad moderada o alta. Por otro lado, revisa la local ya que están prohibidos en algunos municipios.

Los bozales de cesta por su parte, disponen de una rejilla normalmente de plástico o metálica que permite a los caninos jadear, beber y recibir pequeños premios de comida durante un entrenamiento.

¿Bozales de tubo o cesta/rejilla?

Aunque son más aparatosos, el bozal de cesta sería el más recomendado por seguridad y comodidad para el perro, además permite un uso más prolongado.

Elige de nuestra selección, el bozal que más se adapta a tus necesidades.